Planteamientos de Krishnamurti

¿Se han preguntado alguna vez para qué necesitan recibir una educación, cuál es la razón de ello, qué sentido tiene el que aprueben exámenes y obtengan licenciaturas?

 

1458661104_789679_1460035210_noticia_normal

El hombre está destruyendo la Naturaleza, talando árboles, contaminando el aire con los automóviles y la industria. El hombre extermina a los animales. Poco a poco, el hombre va extendiendo la destrucción por el mundo entero. Es posible que, además, cada vez se esté volviendo más indiferente.

La educación no consiste tan sólo en aprender de los libros, sino que consiste también en aprender a mirar, a observar. A medida que se van haciendo mayores esa sensibilidad de escuchar, de ver, va desapareciendo, porque vienen las preocupaciones, quieren más dinero, mejores automóviles, más hijos, o menos hijos; se vuelven celosos, codiciosos, ambiciosos, envidian, y así es como dejan de percibir la belleza de la Tierra.

Cada día nace más gente, hay más pobreza, miseria e insensibilidad; a un hombre no le importa lo que le sucede a otro. ¿Os dais cuenta que el mundo está loco, que todo esto es una locura? Y además, se les educa para que encajen en esto; ¿os parece que guarda algún sentido?

¿Es este el significado de la educación: forzarles a que, WWWvoluntaria o involuntariamente, encuentren su lugar en esta estructura absurda llamada sociedad? También en el aspecto religioso el ser humano se desintegra, nadie cree en nada. Ahora que todavía sois jóvenes e inocentes ¿podeis mirar toda la belleza de la Tierra y tener esa cualidad del afecto? ¿sois capaces de conservar esa belleza y ese afecto? Si no los conservais, a medida que crezcais os ireis amoldando, porque esa es la forma más fácil de vivir.

La sociedad somos ustedes y yo; ambos hemos creado la sociedad en la cual vivimos y, por tanto, cada uno debe cambiar; no pueden limitarse a encajar dentro de esta sociedad monstruosa. Así pues, ¿qué harán?

¿Van a conformarse, a amoldarse, a aceptar todos los viejos valores? Ya saben cuáles son esos valores: dinero, posición, prestigio, poder, sexo, comodidad, diversión; eso es cuanto el ser humano desea, y la sociedad quiere que encajen dentro de ese modelo de valores. Entonces, cuando hayan visto todo eso, y hayan visto también lo que es el mundo, con toda su brutalidad, su corrupción, su violencia, ¿qué es lo que harán?

¿Se han preguntado alguna vez para qué necesitan recibir una educación, cuál es la razón de ello, qué sentido tiene el que aprueben exámenes y obtengan licenciaturas? ¿Es a fín de casarse un día, de conseguir un empleo y establecerse en la vida como lo hacen millones y millones de personas?

Los seres humanos son educados para amoldarse, para encajar dentro de la sociedad y su cultura, para adaptarse a la corriente de la actividad social y económica, para ser absorbidos por esta enorme corriente que fluye desde hace miles de años.

verdadera

¿Consiste en eso la educación, o la educación es algo muy diferente? ¿Puede la educación llamamos “vivir”, está absolutamente corrompida, es inmoral, violenta y codiciosa. Hemocuidar de que la mente humana no sea arrastrada y destruida por esa enorme corriente de tal forma que con esa mente puedan ser unos seres humanos diferentes, con una calidad de vida totalmente distinta? ¿O permitirán que sus padres y la sociedad sean los que decidan, para convertirlos en parte de la corriente social?

Una verdadera educación significa que, bajo ninguna circunstancia, esa mente nunca sea arrastrada por la corriente de la sociedad, esa corriente que es nuestra cultura y a la ques llegado a un punto de la historia en que es necesario crear una cultura nueva, una clase de existencia muy diferente, cuyos fundamentos no sean la industrialización y el consumo; tenemos que crear una cultura basada en una verdadera cualidad humana.

     Ahora vamos a averiguar cuál es el auténtico significado y propósito de la educación. Porque… ¿es posible educarlos de manera diferente? Me refiero a “educar” en el verdadero sentido de esa palabra. Me estoy refiriendo a generar un cambio tal en la mente que aprendan a no aceptar nunca nada que no hayan visto con claridad por sí mismos, a no repetir jamás lo que otro haya dicho. Deberían averiguar desde ahora cómo vivir de un modo radicalmente distinto.

Tengo la impresión de que la mayoría de nosotros nos gusta vivir de la manera más fácil posible. Debemos descubrir qué significa no amoldarse jamás, y qué significa vivir sin temor. Y hay que estar alerta porque normalmente nosotros queremos cambiar a todo el mundo menos a nosotros mismos, y eso significa que en realidad no queremos cambiar; deseamos que cambien los demás, que sea el medio el que cambie, para poder seguir viviendo a nuestra manera.imagesAnoche pensaba que he estado viviendo en este valle durante casi cuarenta años. Han venido muchos estudiantes, pasaron por la escuela, se han convertido en ingenieros, en amas de casa, y desaparecieron por completo en la muchadumbre. A veces me encuentro con algunos de ellos en un aeropuerto o en una reunión: son personas comunes y corrientes. Y ¿qué quiere decir con “comunes y corrientes”?

Pues ser como el resto de los seres humanos; ser de la manada, ser del rebaño, con sus mismas preocupaciones, su corrupción, su indiferencia, su dureza; desear un empleo y aferrarse a ese empleo. Eso es lo que significa común y corriente: no tener nada de original, nada espontáneo; dedicarse a “ganarse la vida”, carecer de la alegría de vivir; no sentir nunca curiosidad ni tener pasión alguna; jamás descubrir nada, sino meramente amoldarse; “llevar una vida aburguesada”, es una forma mecánica de vivir, una rutina, un fastidio, aunque lo disfracen con una bonita ideología y den dinero “para obras buenas” (que les tranquiliza la conciencia y les hace creer que son “diferentes”).

 

 ¿CÓMO PUEDEN LIBRARSE DE SER ASÍ?

NO SIENDO PERSONAS COMUNES Y CORRIENTES.

NO PUEDEN LIBRARSE DE SER ASÍ,

SIMPLEMENTE NO LO SEAN.

No hay un “cómo”. El “dígame cómo” es una de las preguntas más destructivas. Si uno ve una serpiente, una cobra venenosa, no pregunta: “Por favor dígame cómo escapar de ella”, simplemente se aleja. De la misma manera, si ve que es una persona común y corriente (se disfrace como se disfrace), suéltelo, deje de serlo, no mañana, sino de inmediato.

Pero muchas veces lo que pasa es que –simplemente- no hemos comprendido que se trata de “una serpiente venenosa”, “un coche que viene de frente”, “un virus que hará de nosotros un muerto viviente”. Todo en nosotros se está preparando para ser un títere más: productor, consumidor, espectador Y votante; un componente más de la manada.


 

Sobre el autor: Jiddu Krishnamurti

buena krisna

No existe felicidad duradera en las cosas que conocemos. La felicidad es extraña, llega sin que se la busque. Así que sin que se hagan esfuerzos para ser felices, misteriosamente y sin que se la espera, la felicidad aparece, nacida de la pureza, de la belleza que hay en el simple hecho de vivir.


Krishnamurti , (11 de mayo de 1895 Madanapalle, India) fue un niño soñador  y ausente al que no interesaba la escuela ni aprender, sino que se sentía fascinado por la naturaleza y los artilugios mecánicos. Ni la alabanza ni la crítica en la escuela dejaban en él la más mínima huella;  era como un barco con muchos agujeros: todo lo que se vertía en él, salía en seguida a través de las múltiples ranuras, nada permanecía.

A los 14 años, Krishnamurti fue descubierto por una gran figura de la Sociedad Teosófica: Charles W.Leadbeater, quién veía en el pequeño al futuro Maestro de la Humanidad. Empezó una intensa instrucción tanto física como espiritual, en la cual se le recordaba constantemente su gran futuro, responsabilidades, así como su compromiso con  las miles de personas que estaban dedicando su dinero a la organización La Orden de la Estrella de Oriente, en la cual Krishnamurti expondría sus enseñanzas llegado el momento.

En 1925 Krishamurti parte a la India a dar unas conferencias organizadas por la Sociedad Teosófica, dejando con cierto vacilo a su hermano enfermo Nitja al cuidado de los Maestros de la Sociedad. En su viaje en barco, Krishnamurti se entera de la muerte de su hermano; una vez en tierra y tras haber llorado durante varios días sin descanso Krishnamurti deja de depender radicalmente de nada ni nadie, se vuelve más pensativo, serio, reflexivo y menos dispuesto a que le digan lo que tiene que hacer.

En 1929, en el campamento de Ommen, Holanda, ante una concurrencia de 3000 personas, Krishnamurti disuelve la Orden de la Estrella. Entre otras cosas dice que la Verdad es una tierra sin caminos, que ninguna organización debe fundarse para guiar y reprimir a la gente haciéndola seguir un determinado sendero, porque la Verdad, al ser ilimitada y absoluta, no puede ser estructurada.  Habla de que no quiere pertenecer a ninguna orden de tipo espiritual, porque una organización tal, se convertiría en una muleta, una flaqueza, una atadura que mutilaría al individuo. Añade que no quería tener ningún tipo de adeptos o discípulos, porque en el momento en que seguimos a alguien, dejamos de buscar la Verdad, y la llave de la misma es nuestro propio yo.

Abandonó sus posesiones, dinero, todo aquello que se la había ofrecido hasta entonces . El nunca había sentido nunca el menor deseo de dinero, poder o de una vida confortable; su única preocupación era la de liberar al hombre, liberarle de todas sus ataduras, de todos sus miedos. A partir de ahora viaja por el mundo hablando y reuniéndose con gente en conferencias públicas, funda varias escuelas para niños por todo el mundo, y en 1986 a los 90 años muere de cáncer en Ojaio, California.

La educación para Krishnamurti tiene un significado primordial en aquello que es vital para la transformación de la mente humana y para la creación de una nueva cultura. Mientras se prepara al niño en diversas prácticas y disciplinas, también se le capacita para estar despierto a los procesos de su propio pensar, sentir y actuar. Esta atención alerta lo torna auténtico y observador, y de este modo se establece una integridad de percepción, discernimiento y acción.

Krishnamurti cuestiona las raíces de nuestra cultura. Establece una categoría de valores enteramente nueva, la que a su vez puede crear una nueva civilización y una nueva sociedad. Su reto está dirigido no sólo a la estructura educacional sino a la naturaleza y dualidad de la mente del hombre y a su vida entera. Una mente nueva sólo es posible cuando el religioso y la actitud científica forman parte del mismo movimiento de la conciencia, ambos son un movimiento inherente a la inteligencia y a la mente creativa, no existen en compartimentos herméticos como dos nociones separadas.

Descubrir las áreas dónde el conocimiento y la destreza técnica son necesarios y dónde son improcedentes y hasta dañinos es una de las tareas fundamentales de la educación; sólo cuando la mente aprende el significado que tiene la existencia de áreas dónde el conocimiento es inaplicables, se comprende una dimensión por completo diferente.

La fragancia que la escuela ha de dejar en el estudiante sólo puede ocurrir cuando el enseñar y el aprender son un proceso simultáneo, cuando el educador y el educado participan ambos en el acto de aprender. El maestro y el estudiante funcionan en el mismo nivel comunicándose mediante preguntas y contra-preguntas hasta que la profusión se revela iluminando la mente de ambos.